• 608 145 186      info@e-saludable.com

Destacadas, OTRAS NOTICIAS

Las horas de trabajo que nadie paga

 [box] Cada trabajador español dedica unos 57 minutos en desplazarse a la oficina, a lo que hay que sumar el tiempo de la comida y los preparativos para la larga jornada laboral[/box]

Dedicamos a ello casi una hora diaria —mucho más en el caso de que vivamos en una gran capital como Madrid o Barcelona— pero el esfuerzo no se ve reflejado a final de mes en la nómina de muchos trabajadores. El desplazamiento hasta el puesto de trabajo, antaño remunerado para la mayoría bajo el concepto «plus de transporte», se ha convertido en otro más de los gastos que los asalariados deben afrontar de su bolsillo para poder cumplir en su puesto laboral, aunque no es el único: también hay que contabilizar el tiempo que necesitamos para comer, el que tardamos en adecentarnos debidamente y el que requieren otros trámites preparatorios.

Un estudio elaborado por La Caixa en 2008 cifra en 57 minutos diarios el tiempo que tardamos en acudir a la oficina, fábrica o tienda y luego de vuelta a casa. Dicho gasto equivale, según el mismo estudio, a unos ocho euros al día, cuarenta euros semanales, 160 mensuales o 1920 anuales, aunque varía dependiendo del lugar de residencia y del medio de transporte que utilicemos. Así, un trabajador que usa el transporte público tarda, de media, 40 minutos más que el que se desplaza en transporte privado, lo que implica un coste adicional de 4,7 euros diarios, ya que el estudio no tiene únicamente en cuenta el dinero gastado en la gasolina o el abono transporte, sino también el coste del componente tiempo, que implica que mientras estamos viajando no podemos emplear nuestro tiempo en otra cosa.

Pese a que dicho coste estaba cubierto antaño en la mayoría de los convenios colectivos, la crisis ha traído consigo un intenso desplome de los mismos, y fuera de ellos raro es el contrato que los cubre. Según un informe de la Fundación Sagardoy el número de convenios colectivos se ha reducido un 53% desde 2008, mientras que los trabajadores cubiertos por estos convenios también han sufrido una drástica reducción del 47%.

Curiosamente este tiempo únicamente nos será contabilizado como si estuviéramos en el trabajo si tenemos un accidente, ya que si sufrimos un percance yendo o volviendo del trabajo éste será legalmente muy similar a un accidente laboral, puesto que la legislación española lo considera un accidente «in itinere» (siempre y cuando el trabajador no haya interrumpido el trayecto por causas ajenas al trabajo).

Al tiempo que gastamos en desplazamientos debemos sumar el que empleamos para comer, que oscila entre la hora y la media hora. La empresa únicamente retribuirá este tiempo si previamente ha sido pactado con los asalariados a su cargo, ya que el Estatuto de los trabajadores solo marca como obligatorio un descanso de 15 minutos en jornadas de más de seis horas continuadas de trabajo. Tiempo este que, si no hay acuerdo entre empresa y trabajador, tampoco será contabilizado como de trabajo efectivo, por lo que también deberá ser recuperado.

Teniendo en cuenta que para 2013, el salario mínimo interprofesional en España queda fijado en 21,51 euros al día, 645,30 euros al mes, o lo que es lo mismo, 2,67 euros a la hora en una jornada de 8 horas, podríamos ingresar a partir de 13,35 euros semanales, 53,4 mensuales o 640 anuales.

Nuestra nómina también sufriría un nada despreciable incremento si se remunerase el tiempo que tardamos en prepararnos para la larga jornada laboral. Un estudio de 2008elaborado por Rexona calcula que tardamos una media hora diaria en prepararnos, aunque otro más reciente, fechado en enero de 2013 y realizado por «Socked Gentlemens Socks» eleva la cifra hasta los 75 minutos diarios. Estimando que, de media, empleamos 50 minutos en prepararnos, el coste, únicamente en términos de tiempo, podría ascender a 2,25 euros diarios, 11,12 semanales, 44,5 mensuales o 534 anuales.

Fuente: ABC

Imagen CC Petras Gagilas

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Send this to friend