• 608 145 186      info@e-saludable.com

OTRAS NOTICIAS

Japón quiere que sus ciudadanos no vayan a trabajar un lunes por la mañana al mes

trabajadores japoneses

En febrero de 2017, el gobierno de Japón diseñó una campaña para intentar que millones de trabajadores no fueran a trabajar el último viernes del mes. Se denominó ‘viernes premium’ y perseguía aliviar la carga de trabajo de los empleados nipones, famosos por sus extensas jornadas laborales y su dedicación a la empresa.

Sin embargo, aquella propuesta no tuvo éxito. Pese a que la hostelería del país se volcó con ofertas y descuentos para atraer a los trabajadores, apenas un diez por ciento de ellos no fue a su oficina aquel día. ¿La razón? El último viernes de cada mes es día de cierre de proyectos y presentación de cuentas mensuales, por lo que la fecha no estaba bien escogida.

Un año y medio después, el gobierno nipón ha vuelto a poner sobre la mesa una idea para intentar que los trabajadores descansen: el ‘lunes resplandeciente’. Tras el fracaso del ‘viernes premium’, quieren aprender de los errores e invitan a los empleados a que no vayan a trabajar la mañana del lunes siguiente al último viernes de cada mes.

Una encuesta entre 10.000 trabajadores reveló que uno de cada cinco trabajaba más de 80 horas extras cada mes. Veinte a la semana. Cuatro cada día

El propio Ministerio de Economía ha querido predicar con el ejemplo y lo puso en práctica el pasado 27 de julio, cuando permitió que un 30 por ciento de sus trabajadores no fuera a trabajar la mañana del lunes. Una vez visto el éxito de la iniciativa, ahora quieren trasladarla al sector privado, aunque remarcan que será una propuesta de carácter voluntario para las empresas.

El karoshi, o la muerte por exceso de trabajo

Los trabajadores japoneses trabajan demasiado. Esa idea que se tiene en Occidente sobre la fiebre por el trabajo en el país del sol naciente se confirmó en 2016, cuando una encuesta gubernamental entre 10.000 trabajadores reveló que uno de cada cinco trabajaba más de 80 horas extras cada mes. Veinte a la semana. Cuatro cada día.

Sólo en 2017, el gobierno de Japón reconoció 236 muertes por ‘karoshi’, que es como se conoce a la muerte por exceso de trabajo. Además, se registraron otros 206 fallecidos por ‘karojisatsu’, cuando una persona se suicida por problemas de salud mental que arrastra desde el trabajo.

Cada año, más de 2000 familias reclaman al Estado compensaciones por casos similares. No es de extrañar cuando el propio Instituto Nacional Japonés de Seguridad y Salud Laboral sacó a la luz en 2017 un estudio que revela que los suicidios estaban creciendo entre trabajadores menores de 30 años.

Japón tiene un problema

La profesora del departamento de Sociología de la Universidad de Tokio, Sawako Shirahase, reconoce a la BBC que “las jornadas laborales largas en Japón son un problema fundamental que nace de la ética laboral y la cultura corporativa profundamente incrustada en los centros de empleo y el estilo de trabajo que hay en el país”.

Shirihase opina que estas medidas del gobierno japonés son ‘simbólicas’, pero cree que beneficiarán a trabajadores administrativos de grandes empresas. La media de trabajo de un empleado japonés fue el año pasado de 1.710 horas, aunque los nipones no son los trabajadores que más horas dedican en el mundo: los tres primeros son México, Costa Rica y Corea del Sur, que superan las 2000 horas.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario